El Corona Virus y las ciudades

Por Daniela Bruse Sin categorizar

Las crisis siempre han dado lugar a cambios espaciales y estructurales en las ciudades, ya sea ahora o en siglos anteriores.

Las regiones metropolitanas como Berlín, Londres o Roma con una alta densidad espacial y una alta movilidad de la población son fuertemente afectadas por la actual pandemia Covid-19:

El espacio de vida promedio disponible por persona varía de un país a otro, pero cuando te imaginas que es en la India 10 metros cuadrados y en Italia 31, parece difícil imaginar vivir en áreas tan estrechas durante semanas.

Durante el confinamiento en primavera, muchas áreas recreativas locales como parques de la ciudad, lagos, pero también parques infantiles e instalaciones deportivas fueron cerradas, con el resultado de que los bosques, y áreas abiertas estaban parcialmente superpobladas. En ciudades como Londres o Nueva York, la desigualdad social fue aún más pronunciada a la hora de acceder a las zonas recreativas locales, ya que los parques de la ciudad y las zonas urbanas verdes se encuentran principalmente en zonas residenciales privilegiadas y donde difícilmente se puede acceder a pie o en bicicleta.

En los últimos 70 años, una situación como la tenemos en casi todo el mundo era difícilmente imaginable: la distancia espacial y el aislamiento, la pérdida del turismo y las actividades sociales. Además, la lucha contra el virus depende en gran medida de la distancia física – una distancia que es difícil de lograr en la mayoría de las grandes ciudades.

Por lo tanto, es la pregunta que los planificadores de la ciudad, los políticos y los arquitectos sacarán de la pandemia: ¿Cómo se puede desarrollar una infraestructura urbana que tenga en cuenta la salud y el bienestar de sus residentes? ¿Cómo se puede también realizar el deseo de espacio recreativo, menos sobrecalentamiento y densidad?

Incluso si estas preguntas están lejos de ser respondidas y los hallazgos científicos para mejorar muchas áreas problemáticas de densidad urbana todavía se utilizan muy raramente para nuevos enfoques para el desarrollo urbano, una cosa parece cierta después de los últimos meses: las ciudades están siendo desarrolladas y construidas por las personas para las personas – lo que significa que el enfoque debe estar en los seres humanos y sus necesidades y no sólo los costos de construcción y la comercialización del espacio público.