El frágil papel de los bosques en el sistema climático

Un aspecto que a menudo se olvida cuando se habla del papel de los bosques y los árboles en el balance de CO2 es que los árboles son un depósito de CO2 siempre y cuando crezcan y el carbono depositado sea almacenado de forma permanente. Si por el contrario estos árboles se queman, y el carbono del suelo se libera en forma de gas, el CO2 almacenado es devuelto a la atmósfera.

Si a esta situación se le añaden otros gases de efecto invernadero, como el metano, los bosques como el del Amazonas pueden ser fuente de calentamiento para el sistema global, al menos así lo indican algunos científicos en un reciente estudio.

Esto demuestra una vez más la importancia de comprender el sistema climático y sus componentes de forma holística y completa. Los procesos individuales pueden influirse mutuamente, generando al final un impacto no esperado o deseado. Esto también puede suceder en ciertos sistemas incluso más pequeños, como las calles urbanas. Por ejemplo, la cubierta de árboles en calles estrechas puede empeorar la concentración de contaminantes a nivel peatonal debido a la limitada circulación del viento, lo que es contrario al efecto esperado por los árboles.

Para más información les dejamos el enlace del estudio relacionado a esta discusión: https://www.nationalgeographic.com/environment/article/amazon-rainforest-now-appears-to-be-contributing-to-climate-change