Olas de Calor

Por Daniela Bruse Sin categorizar

Con la primavera en Europa despertándose y el verano a la vuelta de la esquina, muchos se preguntan si este verano sería tan caluroso como los anteriores. Aquellos que pasaron olas de calor por un tiempo largo saben que afectan a la vida cotidiana – la temperatura ambiental interior y exterior del edificio aumenta día tras día, disminuyendo el confort térmico para las personas que viven en esta zona.

Generalmente se habla del cambio climático en términos de una temperatura media mundial, a menudo se pasa por alto que el cambio climático también intensificará muy probablemente las olas de calor. Las olas de calor tienen un impacto significativo no sólo en nosotros – los humanos, sino también en la mayoría de las otras especies del planeta. «El verano se está convirtiendo rápidamente en una estación mortal para la vida en el planeta», afirma el profesor de biología de la Universidad Estatal de San Francisco, Jonathon Stillman, en un artículo. La información recopilada de más de 140 estudios científicos concluye que una intensificación de las olas de calor significa que tanto los seres humanos como los animales se enfrentarán a conflictos al manejar el calor.

El cambio climático y las olas de calor relacionadas pueden, por ejemplo, influir en la aparición de incendios forestales, empeorar las enfermedades relacionadas con el calor, reducir el rendimiento de las cosechas y el valor nutritivo de los cultivos, e contribuir a la contaminación del aire. Se prevé un aumento de la frecuencia, duración e intensidad de las olas de calor por lo que seguirán empeorando sus efectos. Como las relaciones entre los diferentes efectos de las olas de calor son a veces difíciles de entender, focalizaremos en ejemplos específicos en las próximas semanas.